FECHA: 26 de enero de 2018

NUMERO: BOL070/DP/2018

 

El presidente municipal de Querétaro, Marcos Aguilar Vega, cumplió un compromiso más con las familias queretanas al recuperar el parque de Cerrito Colorado, un espacio que dijo se encontraba en el abandono y ahora ha sido rehabilitado para el disfrute de niños, niñas, jóvenes, adultos y adultos mayores.

 

Hoy, aseguró, este parque se ha transformado con una inversión de casi 700 mil pesos, se ha limpiado y ordenado, dejándolo listo para fomentar el ejercicio y la convivencia. Ahora este es un espacio que realza la imagen de la colonia, un lugar mejor cuidado.

 

La obra, señaló, impacta directamente en la calidad de vida, y para lograr estos cambios se hicieron trabajos a profundidad reemplazando el pasto sintético de la cancha de fútbol, se instaló y se reparó el cercado de malla ciclónica, se instaló el cercado con reja de acero blanca, se construyó piso de concreto y se pintaron las guarniciones, muros y el barandal perimetral.

 

También se dio mantenimiento y pintura al área de juegos infantiles, y al gimnasio al aire libre, se instaló red sintética y se pintó la cancha de usos múltiples, malla ciclónica y 30 postes con luminarias.

 

«Como presidente municipal estoy cumpliendo mi palabra, devolviendo los recursos públicos que se nos confían, con obras que la gente nos ha pedido para vivir mejor, quiero agradecer a los ciudadanos cumplidos que han pagado a tiempo su predial, porque gracias a ellos el gobierno municipal puede entregar resultados que ustedes ven y disfrutan todos los días», reiteró.

 

Con la rehabilitación de este parque, señaló Marcos Aguilar, los vecinos tendrán un espacio más agradable y óptimo para vivir y convivir, hacer ejercicio como una extensión del hogar, pues muchas veces no se cuenta con este espacio para realizar este tipo de actividades.

 

Recordó que el parque durante mucho tiempo fue descuidado al no recibir el mantenimiento adecuado y el mobiliario presentaba un fuerte deterioro, «en lugar de ser un espacio que enriquecía la vida de los vecinos, era un espacio que demeritaba la imagen de la colonia y que impulsaba la inseguridad».

 

«Con esta importante obra fortalecemos el tejido social de esta zona de la ciudad y se contribuye a la seguridad y una mejor calidad de vida para todos los que aquí viven», concluyó.